miércoles, 18 de mayo de 2016

Distribución de 'Fracturas'

"Fracturas", mi último libro de poemas, ha empezado a distribuirse y ya lo podéis encontrar en librerías de Sevilla, Córdoba, Granada, Almería, Puerto del Rosario, Las Palmas de Gran Canaria, Alicante, Elche, Denia, Gandía, Madrid, Valladolid, Oviedo, Logroño, Bilbao, Donosti, Pamplona, Barcelona, Girona, Sabadell, Palma de Mallorca y, por supuesto, Albacete.

¡Grandísima noticia!



lunes, 11 de abril de 2016

Basilio Sánchez habla sobre "Fracturas"


En medio del descreimiento de nuestra época, la de Rubén Martín Díaz representa una apuesta a contracorriente dentro de la poesía que se escribe en español. Una poesía de tradición humanista que, asumida con elegancia y austeridad, expresa las fidelidades de un hombre consigo mismo y con el mundo que le rodea. Una especie de autorretrato del espíritu en el que están presentes los estremecimientos de una vida sencilla y las lealtades de una honda comunión con las cosas.

      Frente al escepticismo postmoderno, su poesía se concentra en el acto humilde de su propia escritura para desentrañar lo que está al margen de nuestra comprensión y para situar el orden de las palabras dentro del orden de la existencia. Para reconocer que la escritura, cuando ésta levanta su materia poética en lo que el tiempo tiene de nostalgia y evocación, no es más que una manera, quizás la más humana y honesta, de enfrentarse a la vida.

      La memoria constituye la esencia de nuestra intimidad, el espacio en el que cobran sentido lo que somos y lo que dejamos de ser, por eso su poesía persigue retener todo aquello que una vez contemplado se disipa, fondea en lo profundo para sellar un pacto con las cosas, un hermanamiento con la existencia y su misterio que pueda proporcionarnos un refugio.

      Una niebla protege lo que nuestros ojos no pueden percibir, una niebla que es amenaza y salvación, metáfora de la muerte y de la vida. En medio de esa niebla, la poesía de este libro habita fraternalmente con lo frágil y lo perecedero; construye, frente a las limitaciones de la realidad, y desde dentro de ella, un recinto capaz de trascenderla, un pensamiento fértil con el que conciliar en el poema lo objetivo y lo mágico, lo que tiene sentido y lo que no.

      Hacen falta palabras como éstas: que se abran al exterior porque han aprendido antes a mirar en la oscuridad; que, ocultándose a todos, eligiendo el camino de la coherencia, la honradez y el temblor, vuelvan a hacer posible la intimidad del mundo con el mundo.

                                                                                  Basilio Sánchez


Presentación de "Fracturas" en Albacete